Una de las cosas que nunca olvidare es que el precio de la libertad es la vigilancia eterna: si quiero ser libre, necesito parar, darme ese momento de silencio y darle lugar a ese verdadero yo, observar mis emociones y pensamientos.

Gabriela,